VIDEOARTE, Figura y Fondo: el desenfoque de la mirada

lunes, 29 de septiembre de 2008


Quizás podría ser, que el desafío más grande al que se enfrenta un diseñador, es el de diseñar su propia mirada. Una tarea ardua que puede abarcar toda una vida, una sumatorias de experiencias, que exceden el ámbito académico - universitario e inclusive el ámbito profesional.
Diseñar una mirada es diseñar un lugar desde dónde ver, y es a la vez diseñar un sistema personal de enfoque / desenfoque. Diseñar una mirada es diseñar las posibilidades de desplazamientos, las rutas por dónde el ver puede moverse y deslizarse.
No existen en el acto de ver reducciones axiológicas. Nada puede darse por verdadero o por falso. La relatividad del punto de vista legitima todo posible acto de mirar y de ver. La individualidad se pone de manifiesto, la diversidad, la otredad.
En un mundo consensuado y globalizado la dictadura del mirar se impone en cada acto de recepción. Hijos de la TV, nuestra mirada ha sido prefabricada y acoplada a nuestra propia individualidad o circunstancia. El acto de ver se ha vuelto un acto público y hoy en día globalizado. El lugar del observador se ha estandarizado, en un claro sistema de figura y fondo.
Acceder a una propia mirada es, de alguna manera, disolver este modo de ver. Una tarea de deconstrucción, de distinción entre lo ajeno y lo propio, de observación de la observación.
Lamentablemente no existen trucos ni recetas para realizar este trabajo. Nadie empieza o termina por el mismo lugar, ningún maestro, gurú, ser superior, puede resolver el enigma y sacarnos del aprieto. Es una tarea donde uno está solo.
Deconstruirse se torna una tarea incómoda, uno debe esforzarse, debe superarse y redefinirse. Es una tarea laboriosa, que implica mucho trabajo, muchas horas de ejercicio y muchos errores.
A mi modo de entender, una de las funciones sociales actuales del arte, es extender este uso en desuso de la mirada. Sacudir al espectador/consumidor y proporcionarle una extraña incomodidad desde dónde mirar. Para algunos aterrador, para otros incomprensible (otro modo del miedo), para otros aburrido (sin espectáculo la vida no tiene razón de ser), para otros liberador.
Esta mirada no prefabrica una figura, sino que se zambulle en un fondo ilimitado, sugestivo, metafórico. La mirada se abre, se estira en sus límites, ejercita la elongación del músculo visual. En este espacio ilimitado, uno aprende a nadar (Nadie nada por ducharse todos los días en la misma bañera). Uno necesita espacio, necesita que se desarme la figura, necesita que todo sea fondo, para que desde ahí, la forma empiece a nacer y a sugerirse a los otros. Este tipo de figura, concerniente al arte, se manifiesta y se dice, como se dice lo sagrado: en voz baja y en modo indirecto. Si lo sagrado se pronunciase, extinguiría en el propio acto a quien lo dice.
La TV no dice lo sagrado (o al menos la mayoría de las veces). En la caja de las variedades todo se pronuncia. Allí la muerte es espectáculo, el tiempo pierde el misterio, y en nombre del amor se patina por un sueño.
Al otro lado, las prácticas individuales de los artistas, que redefinen el uso de los medios de comunicación, entendiendo que el problema no está en los medios, sino en quien los usa.

Lara Arellano


Algunas recomendaciones para ver:

1- Bill Viola, “The reflecting pool”
Un video de 1979 donde Viola reflexiona sobre el tiempo, sobre la vida y la muerte. Con una puesta en escena sencilla, el tiempo se extiende y se dilata, para que sea el ojo del observador el que recorte, el que otorgue ritmo, el que imprima el tiempo con su propio tiempo. A la vez se vuelve una profunda reflexión sobre la representación, la idea de mímesis y de espejo.
Más información:
http://billviola.com/

2- Klaus vom Bruch, “Duracell”
http://es.youtube.com/watch?v=vtC37_AnIrw
Un video de 1980, donde el artista se apropia de materiales publicitarios y fílmicos, para resignificarlos con el uso del montaje. Un comercial de Duracell, imágenes de la bomba nuclear de Nagasaky, y algunas imágenes de pilotos americanos, conviven en un extremo collage visual. La idea de lo mecánico, del bombardeo simbólico (discurso publicitario) y el bombardeo real (catástrofes nucleares del siglo XX), parecen convivir y retroalimentar cada eje de significación.
Más información:
http://www.kvb.com/

3- Nam June Paik “Zen for film”
http://es.youtube.com/watch?v=1NEzTk6xY4o
Película de 1964, que se puede considerar el antifilm. Un rollo de 16 mm, que fue velado y que se proyectaba de manera completa en una sala. Esta película de Paik devolvía al medio, la reflexión sobre su materia prima de expresión: la luz. Una sala en que la pantalla se vacía, detiene el bombardeo de imágenes, y el espectador es iluminado desde la brillante escena. Una pantalla vacía, con sutiles registros del material (rayaduras e imperfecciones de la película) que devuelve a quien mira su lugar y su imaginario.
Más información:
http://www.paikstudios.com/

4- Granular Synthesis “Pol”
http://es.youtube.com/watch?v=Wpp7u-bGXw8
Performance realizada en 1998 en el ZKM Karlsruhe, Alemania, por el dúo de artistas alemán / australiano. Un trabajo que profundiza en la representación del rostro humano, y en las relaciones entre el hombre y la máquina. En el año 1991, el duo desarrolló sus propias herramientas de hardware y software para la creación y la manipulación de audio y video en su obra. Un trabajo intenso y extremo, dónde el rostro es trabajado digitalmente, manipulado en su gestualidad; y en donde la vocalización se sincroniza con la distorsión.
Para ver más fotos de la instalación
http://www.epidemic.net/photos/gs/pol.html

5- Dellbrügge & de Moll, “Theorie Remix”
http://es.youtube.com/watch?v=w55NeK2Cojg
Video realizado en 1994, que cierra el conjunto del trabajo “Video – Theorie”. Una reflexión analítica acerca de los medios y su relación con el arte y de los circuitos de creación de discursos.
Más información:
http://www.workworkwork.de/english/vt/videorem.htm

6- Dieter Kiessling “Two Cameras”
http://es.youtube.com/watch?v=O-Ncg_URjwg&feature=user
Instalación realizada por el artista en el año 1998. Presenta un circuito cerrado entre dos cámaras que se registran mutuamente, creando un loop de movimientos focales alternados en sus respectivos monitores. Una obra conceptual en la que se expone los códigos y los errores de los media al intentar representarse a sí mismos.
Más información:
http://www.dieter-kiessling.de/

1 comentarios:

Ignacio Sans dijo...

Muy interesante el post. Me encanta la poesia que maneja. A mas de uno le va a caer la ficha cuando lo lea. A mi me paso.